MÚSICA COLOMBIANA

ASÍ ESTAREMOS HOY.

miércoles, 26 de abril de 2017

EL DÍA QUE CAMBIÓ


PASEANDO LOS AÑOS

La continuidad de lo que se llama progreso, hacía la existencia complicada; lo que antes era la fortaleza de la familia, había caído al último escalón. El consumismo llenaba de hambruna la mente, difícil ver el rostro del caminante, la cerviz inclinada distorsiona la figura. Los animales antes libres de ataduras, ya las vestimentas colocadas por la frustración de los amos, reprime el espacio en que disfrutaban, temen ser castigados por ensuciar el atuendo. Cada cual se refugió en sí mismo al estar convencido que el de al lado, lo utiliza para su conveniencia; la soledad iba ampliando su espacio.
La naturaleza se asfixiaba en la estrechez que dejaba la codicia que el hombre tituló URBANIZACIÓN. Estaba entronizada la legalización de la tala de árboles con la consecuencia de la muerte de la vida. Castillos modernos colgados de montañas áridas, con grupos elitistas a la espera de la tragedia. Los padres se liberaron tanto que fueron creando sus propios prostíbulos en lo que antes se llamaba hogar. Al comedor lo visitaban los espantos de los abuelos, era el lugar de encuentro del pasado ¡Hemos cambiado! ¡Estamos en la creación del despotismo! Era raro, mientras más avanzaba, todo retrocedía.  



miércoles, 19 de abril de 2017

CUANDO TODO CAMBIÓ


UN LUGAR DE RECUERDO

Se había quedado dormido ¿Cuánto tiempo? No tenía ni idea. Los ojos estaban pesados y envueltos en una nubecilla que hacía que la mirada se viera como empapada al posarla sobre la distancia. Alcanzó a ver que las cordilleras no eran los peladeros que dejaba la erosión ¡Sí, eran verdes! Bellos en todos sus matices. Caminó dando tientos hasta la orilla del río ¿Era que estaba dormido aún? Pero corrían sus aguas claras, pareciera primer plano de un espejo. Las riberas cual alameda que daba sombrío, cubría infinidad de especies de flores en florescencia. Era un cuento de hadas. No podía ser cierto.   
El aire tan fresco, enfriaba los pulmones igual que bálsamo divino, ni una partícula contaminante se adhería al espacio ¡Aún no lo podía creer! El temor de haber perdido la razón se acrecentaba. Al observar el respeto por los animales, le exteriorizaba que en parte estaba en lo innegable. La salud llegaba hasta allá en donde los indígenas ya no se morían de desnutrición. En el caminar tambaleante de asombro, no oteaba ni un solo habitante de calle, no era que todos fuesen autócratas, es que se ejecutó justicia. Se detuvo para pellizcarse, no sintió nada. Se dio cuenta con pesar que permanecía todavía dormido y estaba soñando.  



miércoles, 12 de abril de 2017

HARTAZGO


LA TORRE DE COPACABANA

Se deben de haber alineado los astros para llegar hasta en el instante en que estoy. No ha sido fácil, al ver pasar acontecimientos que enlutan esa despensa en que se han guardado la frescura de un tiempo ido, en que el silencio, era parte que las aves compartían en la cúspide de la arboleda, su alegría manifestada en trinos, se extendía por el valle encasquetado entre montañas. Día a día, el amarillo de la prensa, se pasa a rojo en que la violencia sangra entre titulares y columnas de un mundo convulsionado por la avaricia que siega las grandes esferas del poder. No solo es en el pináculo de los gobiernos, sino, en el diario acaecer en las laderas pobladas de necesidades, en que el llanto brota después de la explosión de una bala perdida.
Cada animal pierde el encanto, cuando otra categoría entra por las fronteras y el que era el descreste de vecinos, transeúntes y familiares, es lanzado a las calles para que aprenda a vivir del mendrugo olfateado en las canecas, estropeando el barniz de las uñas que aún queda del recuerdo de un tiempo mejor, cuando cambiaba de pañoleta a cada baño. Masoquismo se vuelve el mirar las noticias. Degradación, la falta de espanto ante el crimen, la orgía y abuso sexual de niños. Podredumbre, la inactividad ante la depravación que trae, la soledad de un cuarto en que un niño grita auxilio.   
 

miércoles, 5 de abril de 2017

LA MODA


CANSANCIO

Creo que desde que murió Indalecio gu’ en que se dio el primer paso sobre la tierra, se ha dicho, manifestado, proclamado, eso sí, no se sabe si con razón: “Qué lo que es moda no incomoda;”  por ratos se traga el versito otras, se entiende como una forma de buscar en la masa la aceptación al error cometido o que se piensa ejecutar o de volver la acción (como dicen ahora) “viral”, para pasar inadvertido y aquel que se aparte del conjuro es visto cual cavernícola, retrogrado, que al apartarse de la virulenta usanza, le puede acarrear agresiones, agregándole a esto, una muerte ante la ‘sociedad’ correligionaria de la nueva moda.
No se puede dejar de admirar algunas que se quedaron casi para siempre, tal es el caso de la minifalda. Resultó por allá en la calenda en que se estaba despegando a la etapa del onanismo, que no es otra que la pubertad ¿Qué era aquello? Las diosas de la creación se despojaron de la ingenuidad, empezaron a mostrar lo que guardaban sagradamente para después del himeneo; aquel destape fue causante de accidentes, traumatismo en la vida cuotidiana de las parejas, ojeras prolongadas en los mancebos, tropezones entre los transeúntes. Fue una apoteosis de piernas torneadas y corta tela. Por eso no se le ve gracias a la moda de salir del clóset.



miércoles, 29 de marzo de 2017

LA SIMPLEZA


CIENCIA EN LA CALLE

Cuando todo era tan bueno, por aquello de lo sencillo y por aquella época en que, el aire era respirable, sin toz, entraba a los pulmones refrescante; los árboles rodeaban las calles de los pueblos, eran las urbanizaciones de las aves, protectores de columpios y sombra del caminante; se jugaba hasta con un palito untado de caca. Salía de la imaginación de los niños o era enseñanza de los padres, juegos que unían, se hacían amiguitos, despertaba la entelequia expandiendo neuronas sin límites, eran como artificies de paz que se prolongaría en el espacio.
Fueron muchos los juguetes que disipaban el transcurrir del tiempo. Existió uno que adormecía la inocencia, estirando la imaginación. En las máquinas de costura se usaba el hilo Cadena, envuelto en una carreta de madera, también en el hogar para zurcir las medias. Pues bien, cuando llegaba vacía a nuestras manos, le hacíamos muescas a las ruedas; a un lado un pedacito de vela adherida al hueco con un caucho y éste al lado contrario con un alambre, estaba construida la hermosa catarpila, que al darle vueltas al cucho con el alambre echaba andar. El alma se iba rodando y hoy aún se quiere ir tras ella.
 


miércoles, 22 de marzo de 2017

R. C.


LOS ÁNGELES MARCHANDO
R.C.
    En los finales de la década del 50 y principios del 60, hicieron aparición dos Quijotes modernos en la tricentenaria Copacabana, que se dejaron llevar por los sueños. Querían hacer del adormecido poblado, un despertar a la cultura. ¿Y qué mejor forma, que una estación de radio? Se movieron con tesón de hormigas. Motivaron al cura para que se apropiara de la idea. El padre Bernardo Montoya, les creyó y pronto estuvo ante el Ministerio de Comunicaciones, sorteando la burocracia estatal, encontró la aceptación de una licencia para que Copacabana contara desde ese momento con su emisora. Alberto Giraldo y General Tobón, saltaron de la dicha y sus sueños se hicieron realidad. En el dial de los receptores en el hogar de los sitieños en los 1.560 kilociclos, había quedado instalada RADIO COPACABANA, que un día de 1960 a las 4 de la tarde, dejó oír como inicio de transmisión el himno nacional. Algún tiempo después, apareció un muchacho lleno de ideas y con el deseo inmenso de hacer conocer su pueblo. Miguel Ángel Cuenca, se hizo cargo de la dirección artística. Siempre se le veía sentado frente a una antigua máquina de escribir. Libretos vienen y van para que todo se moviera con organización. Como amante del folklore patrio y músico él, no podían faltar presentaciones en vivo de grupos de cuerda, que los radioescuchas saboreaban en sus hogares.
La emisora tenía en principio sus estudios, en el segundo piso de lo que se llamó Casa Consistorial, ubicada al costado occidental del parque principal. Desde allí se transmitía después que el reloj de la iglesia daba las cuatro campanadas en el campanario. Los primeros locutores de planta lo eran General y Miguel, quienes se turnaban hasta la finalización que no se excedía de las 10 de la noche. Al poco tiempo, nos involucramos en la odisea radial, otras personas, entre ellas, Juan Fonnegra; hacíamos nuestros propios libretos, para un programa de media hora de comentarios de éxitos musicales, con temas que nos brindaba desde la Voz de Antioquia, Hernán Restrepo Duque, primer comentarista de discos del país. Marchaba todo bajo rieles, hasta que la administración municipal, pidió el espacio. 
La mano amiga del padre Bernardo Montoya, nos cedió un lugar en la sacristía. Allá fuimos a dar. Aparecieron programas dedicados a la poesía, a tangos, a música colombiana, grupo de teatro costumbrista y algunos de opinión. La emisora empezó un trasegar por diferentes casonas antiguas hasta ser su ubicación definitiva el palacio municipal en el cuarto piso; fue una época brillante en la que don Guillermo Llanos técnico de R.C.N, se involucró con amor a  la estación con su sabiduría. Un día, que los luchadores primitivos por causas diferentes, se alejaron, las ondas se fueron apagando…y murió. Salió del aire, pero dejó una estela de inquietud en las generaciones nuevas que llenaron a Copacabana de cultura. Hoy nadie recuerda aquellos Quijotes…




miércoles, 15 de marzo de 2017

EL MORRO DEL ANCÓN


LA BOLSA EN DESCANSO

Había escuchado siempre durante la infancia, aquel mito, ficción, fábula o leyenda, que llegó a soñar estar en la cresta de aquel ramal de la montaña, que iba a morir a los pies del río. En el sueño, se veía junto a la gallina con los pollitos, que daban visos con el reflejo del sol que encandilaban sus ojos; los rayos caían perpendicularmente ante el ave y sus pichones bañados con el metal precioso del oro. El sueño lo extasiaba, no intentaba moverse para no espantar el espectáculo, que la creencia ancestral, había recorrido desde tiempos inmemoriales atreves de la historia hablada. Aquella leyenda era normal escuchar en boca de ancianos y campesinos de barrios adyacentes del Morro del Ancón, último pedazo de la cordillera que cierrra de un ‘tasajo’ el valle. Aquella invención la escuchó estando muy niño, de boca de un anciano de ruana, carriel, descalzo y tabaco en la boca:  
“Eso de noche clara, es decir, con luna llena era muy bonito. La gallina junto con los pollitos eran de puro oro y salían de una cueva a buscar grillos y lombrices pa’ comer, si sentía pasos de personas se volvían a esconder en el socavón oscuro, no volvían a salir, era como si supieran que los humanos somos malos y ambiciosos. Han sido muchas las personas que emprendieron la subida al morro, tratando de llenarse de plata. Unos dicen que son apariciones pa’ que se encuentren un entierro indígena que hay en la montaña y otros que eso es una mentira; lo cierto de todo, es que yo lo oí del abuelo, tal como se los cuento.” Desde el alto en que estaba el hogar, en noches irradiadas por la diosa de la sombra, con sonido de chicharra incluido, no dejaba de mirar hacia aquella elevación para detectar algún color amarillo en movimiento. Aún no sabe si aquello era un invención o la realidad.